Arco Iris

Arco Iris
Sobre el medio ambiente

dissabte, 3 de setembre de 2011

Libro Jackes y sus aventuras 10 capítulos


Capitulo 1:
¿Quiénes son ellos?
-¡Qué divertida es esta noria!- exclamaba Jackes des de lo alto de la noria de Londres...
Jackes es el hermano mayor de Teresa, Jackes es moreno y alto, tiene 15 años, medirá 1’75m y le encanta ver a su hermana siempre feliz. Pero ahora no la estaba viendo y…
-¿Teresa? Jackes llamaba a su hermana ya que llevaba un rato sin recibir señales de ella.
-¡Hermanito!-
-¿Donde estas Tersa?, ¡no te veo!
-Ahora sí, Jackes miro hacia bajo y vio como dos hombres muy bien vestidos con el rostro cubierto, se llevaban a su única hermana, Teresa.
-¡Parar la noria! Exclamaba Jackes sentado desde la noria.- Pero los hombres que controlaban la noria no le escuchaban, ya que había mucho jaleo y ruido, porque mucha gente cuando la noria giraba lanzaba chillidos que distorsionaban la voz de Jackes y la dejaban en una simple partícula del viento.
Cuando acabo el tiempo de la noria e iba a empezar el siguiente turno Jackes estaba empapado de lagrimas y ahora mismo no podía escuchar a nadie.
-Are you OK? Do you have you dizzy? (¿Estás bien?)(¿Te has mareado?)- le pregunto uno de los jefes de la atracción.
Jackes siguió caminando y no contesto, estaba ausente, se sentó en un bordillo y dijo:
-¿I ahora yo que hago? Como le digo a papa y a mama que a Teresa la han cogido unos hombres y se la han llevado vete tú a saber dónde. (Pensó Jackes)
A Teresa la bajaron de la noria al ver que lloraba y Jackes no se dio cuenta y cuando Teresa estaba abajo despistada jugando con sus muñecas fue cuando aprovecharon para cogerla y llevársela.
-¡Claro!- exclamo Jackes, Teresa llevaba unas chuches en la mochila y si ha sido lista las habrá dejado caer mientras se la llevaban. Volveré al mismo lugar a donde se la llevaron y así podre ver si hay alguna pista.
Eso es lo que hizo Jackes siguió caminando hasta la noria de nuevo y a lo lejos vio una cosa rosa, se acerco y era el traje nuevo que papa le había comprado a Teresa para su nueva muñeca.
Jackes siguió caminando en línea recta y empezó a ver unos caramelos  y entonces dijo –Bien la primera pista a la vista si sigo estos caramelos quizás encuentro alguna pista que me pueda ayudar para encontrar el paradero de mi hermanita.-
-La noche estaba cayendo y Jackes no tenia donde pasarla. A lo lejos vio una luz muy intensa y no tenía más remedio que probar, acercarse y atenerse a las consecuencias. Se acerco y….
-¿Quién eres? Le dijo una mujer a Jackes.
-Soy un niño, el encargado de cuidar a mi hermana Teresa a la cual hace unas horas dos hombres vestidos de negro y con él rostro cubierto se la llevaron.
-Y que quieres que haga la yo le contesto la mujer sorprendida.
-Pues si podría pasar la noche aquí hasta mañana a primera hora que continuare la búsqueda.
-Bueno aquí solo hay una habitación y comedor, si querrías quedarte tendrías que dormir en el salón en el sofá, no hay mas sitio. Esta mujer era española pero llevaba años en Londres, pero toda la gente desconocía el motivo de esta.
-Bueno, si no queda más remedio… -respondió Jackes, no hace falta decir que no le hacía ninguna gracia quedarse con una completa desconocida y más de noche. Sus padres le habían enseñado que no debía fiarse de nadie. I si su madre se enteraba de esto lo freía vivo. Pero esta vez no pensó en eso, el solo tenía en mente poder volver a ver a su hermana, o si no, se iba a volver loco.
-8:00 de la mañana: Jackes se marcha de casa de esa mujer a continuar con su obligación, y con parte de su vida, ya que su hermana era parte de él.
-¡Jackes! -exclama  Kate al ver que Jackes ya no está, se extraña ya que ella es la que le dejo dormir en su casa durante toda la noche. – ¡Que desagradecido este niño encima que le!…
-Ahí Kate se calla al ver una nota encima de la mesita del salón. Se acerca y la coge y en esta nota pone:
-Gracias por cuidar de mí esta noche, y dejarme quedar en tu casa, estoy muy agradecido y voy a continuar con la búsqueda. Si encuentro a mi hermana te enviare una carta con lo que ha ocurrido y te pondré al tanto. Buenos días y gracias de nuevo.
-Jackes se adentra en el bosque y sigue hacia adelante, siguiendo las chuches, llega a un rio, al otro lado se ve una especie de refugio, como una casa pero no de esas de película y bonitas, sino como de metal y muy oscura. En ese momento suena el teléfono que lleva Jackes en la mochila. Es su padre. Jackes no sabe si coger el teléfono o colgar.


Capítulo 2:
Al otro lado:
-¿Buenas? ¿Buenas? ¿Hay alguien? Dice el Padre de Jackes.
-Jackes ha descolgado el teléfono pero no sabe si contestar…
-Hola…. Se digna a decir con una voz insegura, como si no fuera a decir nada más, pero si, continúa hablando.
-Papa que tal dice con una voz cada vez más delatadora…
Yo bien ¿pero tú? No parece que lo estés tanto, te noto…
¡Han raptado a Teresa!- dice Jackes sin pensarlo dos veces.    
-¡Como dices! exclama su padre. Ese tipo de bromas no me gustan para nada, Jackes dime la verdad y no me des esos sustos que esta vez te has pasado con la bromita…
-No es ninguna broma papa, ya sé que mama y tu nos dijisteis que no debíamos salir bajo ningún concepto del apartamento en el cual nos dejasteis cuando vosotros os marchasteis de viaje, pero Teresa se empeño en montar en la famosa noria de Londres y no me quedo más remedio que llevarla. Cuando estábamos los dos en la noria nada tenía porque salir mal, ya que nos habíamos montado al mismo tiempo y deberíamos haber bajado exactamente igual, pero yo me despiste y se ve que Teresa empezó a llorar porque tenía miedo de que la noria giraba muy rápido, y cuando era el turno de subir nosotros Teresa una vez sentada en la Noria empezó a llorar recordando a la gente que anteriormente se había subido a ella y no paraba de chillar y la bajaron de la noria, la noria empezó a girar y cuando me di cuenta de que a Teresa se la estaban llevando dos hombres, comencé a chillar pero nadie me escucho y cuando acabo de girar la noria ya era demasiado…
-No me expliques nada más. -¿Donde estas ahora?- Le pregunto John a su hijo Jackes.
-Estoy enfrente de una especie de rio y al otro lado hay como una casa de metal donde posible…
-La voz de Jackes se paro y su padre le pregunto:
-¿Hijo?, ¿por qué te quedas callado en medio de la conversación? Jackes… Jackes…
-Shhhhhh- le dijo Jackes a su padre. –Acaba de entrar un hombre parecido al que se llevo a Teresa a esa especie de estudio de metal que hay al otro lado de este rio y no sé qué hacer, creo que son ellos, pero yo que puedo hacer, aparte de eso, no creo que sean solamente uno, debe haber más dentro. (Le dijo Jackes susurrando por el teléfono a su padre.)
-Lo que tienes que hacer es cruzar ese rio y cuando veas que no hay movimiento, entrar a esa especie de estudio. Posiblemente allí este Teresa. Si esta no te alarmes ni se te ocurra chillar, por nada del mundo, debes ser lo más sigiloso posible, ellos no deben escuchar ni sospechar nada.
-Está bien por esa parte no te preocupes ¿pero por la de cruzar el rio como lo hago?
-Primero debes comprobar si es de mucha profundidad o no, si lo es deberás ir nadando o buceando, o usar tu mochila como un tipo de flotador, si no lo es pues no hay problema, con que vallas caminando de sobra.
-Te llamo en un rato y me dices de que profundidad es el rio, ¿me has entendido?
-Sí, papa. No te preocupes y llámame.
-No si más preocupado de lo que estoy ya no voy a estarlo. Hasta luego y ten el teléfono a mano.
-Vale, hasta luego.
Jackes cuelga y se prepara. Va hacer lo mismo que le ha dicho su padre. Como sus pantalones son de esos que se pueden hacer más cortos los que se llaman ‘piratas’ se los hace más cortos, y lo que sobra se lo guarda en la mochila. Entra en el rio y al principio todo muy bien, no hacía falta nadar ni bucear, ni nadar, ni por supuesto usar la mochila de flotador, pero cuando va llegando a la mitad del rio el agua cada vez es más profunda, ahora sí, dentro de la mochila esta el teléfono y no quiere que se moje, ha quedado con su padre para hablar en un rato no muy lejano.
-¡Ya sé lo que voy a hacer!- exclamo Jackes. – Con el trozo de los pantalones que me he quitado lo atarse a la mochila y la balanceare, le daré impulso y la lanzara así quizás llega al otro lado del rio, de esta manera mi teléfono no se mojara y yo llegare al otro lado buceando.-
-Una vez en el otro lado, Jackes esta empapado de agua, y suena el teléfono que por suerte sigue ‘vivo’ después del impacto que ha tenido contra el suelo.
-¿Papa?
-Hola hijo, ¿ya has pensado como vas a cruzar el rio? Porque si quieres te puedo dar alguna otra idea. Haber también puedes hacer lo siguiente, puedes…
-¡Papa!- exclama Jackes, ya estoy en el otro lado, no hace falta que te molestes en pensar nada mas ahora lo que importa es entrar en ese sitio y buscar a Teresa.
-Muy bien hijo, ya me explicaras más tarde como has cruzado el rio lo que importa ahora es saber que hay dentro de ese lugar.
-Muy bien llámame en un buen rato, no conviene que nos escuchen hablar, en un rato me llamas y te explico lo que haya pasado.
-Está bien, ten cuidado y intenta encontrar alguna pista. En un rato te llamo.
Jackes se acerca sigilosamente al estudio y por una ventanita, por la cual se asoma y ve a dos hombres hablando, vestidos como los que se llevaron a su hermana, pero esta vez con la cara destapada.
Uno de ellos es alto, moreno y medirá 175cm (1’75m) más o menos, de ojos verdes y el otro es de pelo castaño claro, de ojos marrones y también alto pero no tanto, este debe medir 169cm (1’69m) rozando el 170cm (1’70m). Los dos charlan muy tranquilamente y se dirigen hacia la salida. Jackes  se esconde tras un arbusto y se queda mirando a ver qué va a pasar. Efectivamente, los dos salen del estudio y se alejan. Cuando Jackes va a salir del arbusto, se tiene que volver a esconder ya que escucha el ruido de un motor y ve como esos hombres de alejan en coche. Pero esta vez Jackes no ha sido tan ingenuo, ha memorizado la matrícula del coche en el que se marchaban esos hombres.- La matricula es SH-0394-E (Europa).- se repite a conciencia para que no se le olvide.
Ahora si coge y se dirige hacia el estudio, quiere matar la curiosidad de una vez y ver que se esconde tras ese sitio.
-¿Cómo abro esta puerta?- se pregunta una y otra vez Jackes. – ¡Ya se!- exclama, -Teresa tenía algunas horquillas que usaba para su muñeca, cogeré una y intentare abrir la puerta moviéndola de lado a lado-
Coge una horquilla y después de mover la horquilla un rato al fin se abre la puerta. Jackes no sabe si entrar o quedarse fuera. Piensa que si no entra Teresa puede desaparecer para siempre y que si entra quizás encuentre alguna pista. En ese instante suena el teléfono y Jackes contesta.
-Papa, soy yo, esos hombres ya se han marchado, y yo con una horquilla de Teresa he conseguido abrir la puerta pero no sé si debo entrar o no.
-Si hijo-, le contesta el padre, ya que has llegado hasta aquí acabemos de una vez con esto, entra ahí e intenta encontrar alguna pista sobre el paradero de tu hermana. Hasta ahora es la única opción que nos queda. Ya verás como encuentras algo útil que te servirá para encontrar a tu hermana.-
-Si, además he memorizado la matrícula del coche en que esos hombres se marchaban. Es SH-0394-E.
-Muy hijo ahora me la apunto y intentare localizar este coche, cuando encuentre algo te llamo, y no te lo pienses entra en el estudio ya.
-Está bien papa, ahora entro y te llamo así me explicas lo que has averiguado y yo también te explico lo que he descubierto.
-Hasta luego hijo.
Ahora sí, Jackes no se lo piensa 1 minuto más, cuelga el teléfono y entra.
Abre la puerta, se oye un chirrido y ve un…








Capítulo 3:
El lugar de la pista:
-¡Un estudio! -exclama Jackes, -lo que me imaginaba.-
Ahora Jackes divisa el lugar, mira en frente suyo y hay un escritorio, con dos cajones incorporados, debajo de este, con cerradura por tanto se necesita una llave para abrirlos. A su derecha hay un armario muy alto de madera, solo que este no está cerrado con llave, y por último, a su izquierda hay como un tablero de corcho donde hay colgadas notas de cosas y también algunas imágenes de distintos niños entre los cuales aun no está su hermana Teresa.
-Perfecto en ese cajón que hay debajo del escritorio debe haber alguna pista importante, pero si no tengo la llave no sé cómo voy a abrirlo. ¿Dónde deben guardar las llaves?- se pregunta Jackes.
Lo primero que hace es abrir el armario de la derecha el cual no necesita ninguna llave y cuál es su sorpresa que cuando lo abre ve muchas chaquetas y ropa para niños. Entre ellas está la de…
-¡La chaqueta de mi hermana!- exclama Jackes, mi hermana no debe andar muy lejos, tengo que encontrar esas llaves aunque sea lo último que haga. (Piensa Jackes) Voy a coger la chaqueta de mi hermana y guardármela en mi mochila, o mejor no, pensándolo bien no debo dejar ninguna pista de que he estado en este lugar, así que mejor la dejo en su sitio- dice con pena.
.Mirare detrás de estas chaquetas- dice Jackes. – ¡Que es esto!- exclama de nuevo Jackes.
Jackes a notado como algo de madera i ha visto que detrás de las chaquetas hay un ladrillo pero de madera, y, consigue abrirlo, efectivamente dentro esta la llave.
Lo primero que hace Jackes es coger la llave y abrir ese cajón misterioso que hay bajo el escritorio de ese lugar. Porque con la horquilla no se podía abrir porque era como una cerradura blindada. Lo abre y queda patidifuso al ver lo que acaba de ver.
-¡Dios mío que es esto!
-Jackes a quedado muy sorprendido ya que ha visto que en ese cajón al fondo hay un papel lleno de nombres de niños y niñas. Claro lo primero que hace Jackes es mirar en la lista si esta su hermana o no. Están todos los nombres en orden alfabético y él se pone a buscar la T. A, B…
-Dios mío, si esta lista es de todos los niños que han raptado es increíble, pero mi hermana donde esta mi hermana…

-Ana                 -Emma         -Rodrigo
-Adelaida         -Enrique       -Rodero
-Anabel            -Gerardo      - Rogelio
-Adriana          -Germán       - Roberto
-Antonio          -Jorge           -Sara
-Adams            -Juan            - Sergio
-Bianca            -Karla          -Teresa
-Betty              -Luna
-Brenda           - Leonor
-Belinda          -Manuel
-Bernardo       -María
-Beltrán          -Nicolás
-Bruno            -Nicola
-Carlos           -Patricia
-Carla            -Patrick
-Carol            -Quique
-Daniel          - Rosa
-¡Teresa! ¡Exclama Jackes muy alterado! ¡Que hace en esta lista el nombre de mi hermana! Donde estará ahora mismo se pregunta Jackes, estoy muy preocupado y ahora más todavía, sabiendo que estos hombres sí que tienen a mí hermana. Pero vete tú a saber donde la tienen.
Suena el teléfono:
-¿Hola hijo has descubierto algo nuevo?
-Sí, papa, en un cajón que he conseguido abrir había una lista llena de nombres de niños y niñas y entre ellos estaba Teresa, no sé qué hacer, cada vez estoy más preocupado.
-Lo que vamos a hacer es lo siguiente:
-Vamos a encontrarnos mañana en el apartamento donde os deje a ti y a Teresa, y allí investigaremos que tiene que ver la matricula que me diste con la lista de niños que has encontrado. Coge la lista que has encontrado y guárdala en tu mochila.  Lo demás que hayas sacado, revuelto y buscado déjalo tal i como estaba, todo en su sitio, y, el cajón vuelve a cerrarlo y a guardar las llaves en el mismo sitio de donde las cogiste.
-Vale, lo que no es si sabré regresar al apartamento.
-Inténtalo, piensa en tu hermana, y ya verás como si que sabrás regresar.
-¡Eso es lo que haré!
-Bien, ahora haz lo que te he dicho y no hagas ruido al salir de allí. Mañana a las 11:00 quedamos en la Street of the Monument la calle donde está tu apartamento. Acuérdate.
-Bien, lo intentare. Llámame mañana a las 10:00 y te diré donde me encuentro.
-Muy bien, a esa hora sonara tu teléfono, no te preocupes. Hasta mañana hijo.
-Adiós papa.
Jackes piensa en donde va a pasar la noche. I piensa…
-¡Claro! volveré donde aquella mujer que me dejo pasar la noche en su casa. Kate creo recordar que se llamaba así. No sé si habrá leído aquella nota, espero que sí, sino pensara que fui un desagradecido.
Cae la noche y Jackes ya ha emprendido parte de su viaje hacia casa de Kate. A lo lejos ya vuelve a ver la luz de la casa y se acerca.
-Hola… dice Jackes.
-Hola, ¿quién hay ahí?
-Soy Jackes, ¿Kate te acuerdas de mí?
-¡Jackes! ya han pasado 1 día desde que te fuiste de aquí y dos desde que llevas buscando a tu hermana. ¿Has descubierto algo nuevo sobre tu hermana?
-Sí, encontré un refugio donde habían algunas chaquetas de niños pequeños y una lista con muchos nombres en la cual estaba mi hermana. También memoricé la matrícula del coche en que esos hombres se marchaban. Después se lo explique a mi padre y mañana he quedado en el apartamento que me dejo cuando se marcho de viaje. I me preguntaba si podría pasar la noche en tu casa.
-Por supuesto Jackes, fuiste muy atento al dejar una nota y venir aquí personalmente a explicarme lo que has descubierto de tu hermana Teresa.
-Gracias, Kate. Siempre te estaré muy agradecido.
-Aunque esta noche no creo que pueda conciliar el sueño, pensando en que hace mi hermana en esa lista, estoy preocupado por ella, ¿¿¿Cómo estará en este instante???... se pregunta Jackes en su cabeza.
-Lo mejor es que descanses y duermas lo máximo, porque sino mañana no tendrás fuerzas para llegar hasta Street of the monument. Sé que estas pensando en tu hermana pero debes descansar.
- Tienes razón, si quiero tener fuerza para rescatar a mi hermana debo descansar.
-Mañana será otro día además, tengo que levantarme temprano para ir hasta Street of the monument.
-Muy bien, que descanses. Y tú ten ánimo.
-Gracias.
-7:30: Suena la alarma del teléfono de Jackes, Jackes se levanta y le deja otra nota, pero esta es diferente a la anterior ya que la escribe con tinta y la remarca para que Kate la entienda mejor, la carta dice:
-Me marcho ya, sino no me dará tiempo a llegar a Street of the monument, y tengo muchas ganas de ver a mi padre y más de descubrir el paradero de mi hermana. Espero que descubramos algo pronto, y no te preocupes como te dije en la carta anterior te mandare información pronto, a poder ser que yo mismo en persona vendré y te la daré, gracias de nuevo por haber cuidado de mi esta noche.
- ¡Que atento!- exclama Kate, este niño es muy majo.
Jackes continúa su viaje y al fin llega a la calle donde había quedado con su padre, mientras espera, porque todavía son las 9:30 sube arriba a darse una ducha y a cambiarse de ropa, y si le da tiempo a sentarse unos minutos en el sofá: está agotado.
-Suena el timbre y es el padre de Jackes. Jackes baja rápidamente abajo, lleva mucho tiempo sin ver a su padre y le tiene que explicar todo lo que ocurrido en esos dos días, y cuál es su sorpresa que el padre de Jackes no viene solo sino que viene acompañado de su…








Capítulo 4:
Con quien viene John? La sorpresa de Jackes:
Jackes baja, y la sorpresa de Jackes es que su padre no llega solo sino, con su madre.
-¡Jackes! ¡Como se te ocurrió llevar a tu hermana a la noria y encima subirte en otro compartimento de la noria y dejas que tu hermana se subiera en otro!
-¡Y encima, tu padre me ha contado que has dormido en una casa de una desconocida! ¡Es que a quien se le ocurre hacer lo que has hecho tú!
-¡Mama!,  ya vale, exclama Jackes, si al principio era una desconocida pero…
-¡Pero nada! Que vas a decirme que ahora no…
-Sí, ahora ya no es ninguna desconocida, Kate Houston ha sido muy buena y…
-¿Cómo has dicho? Kate…
-Kate Houston. Que tampoco te gusta el nombre. Qué te parece que es un nombre de una sicópata o que…
-No es eso es que, Kate Houston fue con migo a la Universidad de Londres, yo fui al colegio con ella en España, pero después nuestros padres nos mandaron juntas a Londres a una universidad, ya que éramos tan amigas no nos querían separar, las dos familias nos llevábamos estupendamente, hasta que un día Kate se entero de que sus padres habían muerto en una accidente de coche, entonces las dos acabamos la Universidad. Yo volví a España con mis padres y me case con tu padre John, pero Kate Houston no quiso volver y yo sí que volví, pero de quien no volví a saber nada más es de ella, supuse que quería alejarse de España y no querría volver nunca más, porque eso le traía recuerdos relacionados con (su padre y su madre.) (Decía Laura con lágrimas en los ojos.) (Laura es la madre de Jackes) I ahora vienes tu diciéndome que Kate ha sido quien te ha cuidado y yo me he quedado helada.
-No sabía nada de eso, dijo Jackes muy sorprendido.
-Pero ahora estoy muy tranquila al saber que Kate ha sido quien ha cuidado de ti todo este tiempo. Lo primero que quiero hacer cuando nos instalemos es ir a verla. Me alegro de que este bien.
-Muy bien cariño, yo te llevare contesto su marido.
-Y mientras que tú mama, hablas con Kate, papa y yo buscaremos pistas sobre Teresa.
-Bueno, vamos por pasos, dice Laura. Primero subamos al piso John y vaciemos las maletas, hay que colocar todo en el armario porque no creo que nuestra estancia en Londres sea corta. Hay que buscar a Teresa porque sin ella, de aquí no me voy ni aunque pase una década.
-Y… John… ¿Averiguaste algo de los hombres que se llevaron a tu hermana?- Pregunta Laura desde la habitación, haciendo las maletas.
-Solo que esta en una lista, en la cual hay muchos más nombres, de niños y niñas y también encontré su abrigo en un armario de ese estudio.
-¿A si?- Pregunta el padre de Jackes – A mi no me comentaste nada de eso-
-Ya lo sé papa, preferí no decirte nada para que no te pusieras más nervioso de lo que estabas. Además lo volví a dejar en su sitio. No quería dejar ninguna pista de que nos delatasen.
-Ya hijo pero que aunque intentaras ser lo más sigiloso posible y todo, te llevaste el papel de esos nombres de los niños. I se abran dado cuenta.
-Ayyyyyyy… suspira Jackes.
-Qué te pasa hijo se te escucha desde la habitación -dice su madre al oír el suspiro. ¿Te has quedado ancho?
-Que en ese estudio dice Jackes, no os comente nada pero había escáner y impresora, lo que hice fue escanear la hoja y imprimirla, luego borre el historial y guarde la hoja oficial en su sitio.
-¡Vaya con el niño! Exclamo la madre. I parecía tonto cuando lo compramos.
-¡Ya ves! Exclamo el padre. Entonces no has dejado ninguna pista, mucho mejor.
-Bueno vamos a comer, que a la tarde lo primero que quiero es ir a ver a mi amiga Kate, quiero que me explique que ha sido de ella todos estos años, si conoció a alguien, como supero aquel trauma y… bueno todo desde que nos separamos.
-Muy bien vamos a comer y después te llevo.
16:00: Acaban de comer.
-Prepárate mama, papa y yo vamos a coger el coche. En 10 minutos bajas.
-Muy bien. Ahí estaré.
-John y Jackes bajan a por el coche y se paran en doble fila, cuando van a tocar el timbre, Laura ya está abajo y dice:
-¡Va!, a toda mecha.
-John arranca y en unos 20 minutos llegan a un descampado. Allí hay una casa y esa es la casa de Kate.
-¡Adiós! - Exclama Laura, se baja del coche y va hacia allí.
-Pero….
-Déjala papa, ya se dará cuenta del frio que hace cuando anochezca. (Laura se había dejado la chaquetita con el móvil dentro.)
-Se baja del coche para continuar caminando hacia la casa de Kate que está a unos 30 pasos de donde su marido la ha dejado con el coche.
-Kate coge y al llegar allí llama al timbre, nadie contesta, vuelve a llamar al timbre y la puerta…
-Kate se sorprende al ver que…
-YA LO SABREIS EN EL CAPITULO 5 XDXDXDXD  J J J.








Capítulo 5:
¡La verdad de los Houston y Rivas!
A Laura nadie la abre. Empuja la puerta y su sorpresa es que la puerta está abierta. Laura entra y no sabe por dónde ir, mirar y gritar.  Se dirige hacia la cocina y ve que hay una cazuela al fuego, con un cocido dentro.
Laura se dice a ella misma:              
-Aquí debe haber alguien porque si hay comida…
-Laura está a punto de desmayarse, el gas esta puesto y Laura se da cuenta y lo apaga…
Es muy tarde y John y Jackes continúan buscando información sobre aquella matricula…
-¿Papa no crees que mama lleva mucho tiempo sin dar señales de vida…?
-Ahora que lo dices… piensa John. – Voy a llamarla.
-Estás loco le dice Jackes, no ves que se dejo el móvil en la chaqueta y la chaqueta…
-¡Se la dejo en el coche! Exclama John sin dejar terminar a su hijo.
-Laura ve que en el suelo hay un trapo con cloroformo. Ya se imagina lo peor. Rápidamente se dirige hacia la habitación de Kate y allí no ve nada ni a nadie.
-No puede ser, tantos años buscándola para que ahora le allá pasado alguna cosa. Pero yo me encargare de encontrarla aunque sea lo último que haga. Necesito que me explique todo. Laura coge un taxi para regresar a Street of the Monument.
-Bueno de mientras os explico que ha pasado con Kate:
Kate estaba tranquila cocinando el mismo día en que Jackes se marcho por segunda vez consecutiva. Llego un hombre se acerco a ella y la agarro del cuello.  Le puso un trapo sobre la boca con cloroformo y Kate no tardo en dormirse. ¿Por qué querrían hacerle daño a Kate? Pero el gas lo dejaron para no dejar pistas, como si Kate se lo habría dejado encendido y alguien la abría encontrado y llevado al hospital para que no muriera por intoxicación por culpa del gas.
 -Bueno pues Laura llega a casa y les explica lo ocurrido   a  su marido y a su hijo.
-¡Dios mío no tendrá nada que ver esto con Teresa dice Jackes!
-Es verdad posiblemente… dice John
-¡Ya vale es hora de saber la verdad! Exclamo Laura.
-¡De qué verdad hablas! Exclaman Jackes y John al mismo tiempo.
-De la verdad de las familias Houston y Ribas. Mis padres los Rivas, tuvieron dos hijas.
-Como…
-No me interrumpáis ya es bastante difícil esto para que encima me interrumpáis. Como os decía mis padres tuvieron dos hijas la cual una de ellas soy yo, y la otra es… la otra… es… Kate.
-¡Qué Kate, ¿cómo que ella?, tu hermana es…!
-Silencio por favor.
-Kate es mi hermana, si, efectivamente y los Houston eran los supuestos padres de Kate, pero no es así, en realidad Kate es mi hermana. Los Houston eran los mejores vecinos que teníamos. Y mis padres se llevaban muy bien con ellos tanto que al enterarse de que los Houston no podían tener hijos decidieron tener otra hija mas para dársela a ellos, porque yo soy la mayor pero unos años más tarde tuvieron a Kate pero mentalizados de que la niña se la iban a ceder a los Houston. Luego cuando pasaron unos años nos mandaron juntas a la universidad de Londres porque éramos hermanas y no podían separarnos, esos años fueron los más felices aunque ella, no sabía nada. Y si naturalmente yo era la mayor y vi como se la cedían a los Houston. Yo sabía que ella era mi hermana y era muy duro convivir con ella sin poder decirle la verdad.
-Unos años más tarde los Houston murieron en un accidente de coche, y Kate decidió quedarse aquí en Londres, ella sola e aislarse del mundo, yo quise regresar a casa con mis padres y ella se quedo aquí, por culpa mía, por no atreverme a decirle toda la verdad. I todo este tiempo os he dicho que éramos amigas porque no sabía cómo explicaros la verdad.
-Kate pensó que sus padres habían muerto y se quedo aquí y yo no me atreví a decirle que sus padres son mis padres y que hermanos hermanas. Estos años ha estado llorando por los Houston cuando sus verdaderos padres siguen vivos y que son los Rivas.
     John y Jackes se quedan con la boca abierta.
-Impactante dice Jackes.- Jackes ha roto el silencio, sino no habrían hablado en siglos porque se quedaron estupefactos de la noticia, porque ni su marido lo sabía.
-¿Y qué ha pasado con Kate? Porque se la han llevado…
-Luis aquel vecino que teníamos al lado quería como a una hija a Kate. Luis sabía toda la verdad y cuando se entero de mi regreso pero sin Kate averiguo los motivos. Al darse cuenta de que Kate estaba e Londres llorando a unos padres que si, la habían querido y cuidado pero no eran sus padres biológicos aunque ella pensara que si, decidió poner Tierra por medio y venir aquí, a Londres a explicarle toda la verdad. I lo más seguro es que sea él quien la a ‘raptado’ mejor dicho cogido para llevársela a un lugar seguro donde explicarle todo los ocurrido y la historia paso a paso con todos los detalles.
-¿Y lo del gas? – pregunto Jackes.
-Lo del gas fue el mismo, seguramente para que nadie encuentre pistas de donde estas Kate y piensen que está en el hospital y así no le busquen y investiguen.
-¿I ahora que vamos a hacer? Porque ya no hay que buscar a una persona sino a dos y encima de nuestra familia. Porque si es así, Kate es mi tía y debemos encontrarla.
-Sí, Jackes tiene razón dice John. Tu cariño te encargaras de buscar a tu hermana Kate y Jackes y yo de buscar a Teresa.
-Está bien, hoy ya es hora de ir a dormir, hemos tenido un día muy duro y si mañana queremos avanzar algo en nuestras búsquedas debemos descansar bien.
-Sí, vámonos a dormir que ya no es a una persona a una persona a la que tenemos que buscar, sino a dos, y encima de nuestra familia porque Kate es mi tía y se merece lo mejor. Además me ha cuidado muy bien, gracias a ella he podido encontrar pistas sobre Teresa, ya que me dejo descansar en su casa dos veces.-
-¡Bueno a la cama dice John! Que hay que descansar…
-3:00 de la madrugada, Laura, John y Jackes están felices durmiendo… pero un sonido interrumpe esa felicidad y descanso.
-¡Que pasa ahora! Exclama Laura- Se levanta y se dirige hacia el salón.
-De nuevo se escucha ese:
-Cliiiiiiiin, Cliiiiiiiiin, Cliiiiiiiiin…
-¿A estas horas suena mi teléfono? Se pregunta Laura asustada. ¿Quién puede ser? Coge el teléfono y clica abrir mensaje. Mientras se carga porque su teléfono es un poco lento, va a tomarse un vaso de agua a la cocina. Acaba de beberse el agua y vuelve al salón. Abre el mensaje y resulta que el mensaje es de… y dice:
-Ya sabe toda la…
-EN EL CAPITULO 6 YA OS DIRE DE QUIEN ES Y COMO ACABA EL MENSAJE XDXDXD.

Capítulo 6:
El mensaje:
-Luis: ¿Te acuerdas de mí…?  Kate ya sabe toda la verdad. Ya se lo he explicado todo y Kate… bueno ya sabrás más cuando… hay te quedas, te dejo con la intriga.
              
-¡John! ¡Jackes! ¡!Despertad¡ Mirad, me ha llegado un    mensaje de Luis el vecino aquel que teníamos.
-¡Y que dice el mensaje! Exclama Jackes-
-Pues que Kate ya lo sabe todo. I vete tú a saber cómo se lo habrá contado. A su manera. Dios mío hoy ya no voy a poder pegar ojo en toda la noche.
-Madre mía si es que la estancia en Londres está siendo un desastre, un infierno, Kate desaparecida, Teresa desaparecida y ahora un mensaje. Dice John-
-Haber mañana mismo, tú John  te irás a comprar un portátil.
-¿A qué viene ahora lo del portátil? Se pregunta Jackes…
-Tu padre aunque no lo creas de joven tenía unos amigos que eran hackers, el estudio un curso con ellos y si tiene un ordenador delante es capaz de encontrar a quien quiera. Sabiendo la matricula de aquel choche la introduce en una página que él sabe y allí puede encontrar pistas de por qué lugares va ese ladrón de niños.
-Pues sí, dice John, quería buscarle limpiamente, sin utilizar esos métodos, pero si no queda más remedio habrá que hacerlo tal i como dice tu madre, por Teresa hago lo que sea.
-Lo que yo no sé es cómo voy a encontrar a Kate, en este caso sí que no tenemos ninguna pista. I sin pistas va a ser muy complicado buscarla.
-Y digo yo, los abuelos se llevaban muy bien con Luis igual Luis le comento algo de que se iba a ir a Londres y le dijo donde antes de llegar a Londres, y posiblemente ese sitio es donde este Kate…
-¡Cuando quieres eres un genio! Exclama su madre.-
-Pero uno de los buenos continua alagándole su padre.
-Muy bien ahora sí que ya no voy a pegar ojo ni aunque me tome un frasco entero de pastillas. Ahora que sé que mi madre puede saber algo del paradero de Kate me va a ser imposible conciliar el sueño.
-Mujer tendría que ser al revés ahora que sabes que igual hay alguna posibilidad de que tus padres sepan algo pues deberías descansar un poco mejor… no te digo que duermas toda la noche porque eso va a ser imposible pero debes descansar algo sino mañana no tendrás fuerzas para continuar.
-Eso mismo me decía Kate… salta Jackes
Laura rompe a llorar, y dice:
-No me la recordéis, estos años que he pasado sin ella sabiendo que era mi hermana me he contenido y no he pensado porque si pensaba no lo habría soportado. I ahora que estamos en Londres por Teresa, y me entero de que Kate ha sido quien te ha cuidado y estaba tan cerca, me encuentro con que no está en su casa y que nuestro mejor vecino ha sido quien se la ha llevado para decirle la verdad. Cuando era yo la que prefería contárselo todo cara a cara y no por medio de otras personas.
-Laura… Kate… Dicen John y Jackes con lastima al verla llorar.
-Solo quiero que mi hija y Kate vuelvan a estar conmigo, que me abracen y que volvamos a ser una familia unida y nos queramos como tal.
-Eso lo queremos todos pero mira qué hora es…
El reloj marca las 5 de la mañana.
-Tiene razón dice Laura secándose las lagrimas con un pañuelo. Vámonos a dormir y mañana por la mañana llamare a mis padres para que se vengan a Londres, este es un tema que no se puede hablar por teléfono. Necesito que estén conmigo aquí, así por lo menos mientras que buscáis a Teresa yo recibiré ánimos de mis padres y podre averiguar algo sobre el paradero de mi hermana. Además no quiero preocupar a mis padres por teléfono. Lo único que les diré es que se vengan para ayudarnos con la búsqueda de Teresa. Porque si les digo que Kate ha desaparecido se pondrán aun más nerviosos y yo no quiero que les pase nada. Lo de Kate se lo explicare una vez que estén instalados aquí con nosotros.
-Muy bien ahora vámonos a dormir. I mañana dios dirá.
Todos duermen tranquilamente, bueno excepto que  cada uno tiene un sueño distinto. John está soñando que se han comprado un portátil y que han encontrado al que les robo a su hija. Mientras que por otra parte Laura sueña con que Luis ha dejado libre a Kate y las dos y su familia incluida Teresa vuelven a España juntos y felices. Bueno eso es lo que ellos quisieran pero un Riiing, Riiing, Riiing les despierta de sus sueños felices y el reloj marca las 10:00 de la mañana.
Todos pegan un salto y se dicen:
-¡Ya son las 10:00 si parece nos acabamos de acostar!
-Pues parece que a mí me hayan hecho la acupuntura en los ojos. Me pesan más que dos bolas de billar. Es increíble la falta de sueño. Se repite Jackes.
-Sí pero hoy hay que estar más despiertos que nunca y hoy tenemos que avanzar en nuestra búsqueda. Ya dormiremos una vez resuelto lo que nos interesa. En este caso Teresa y Kate.- Dice John.
-¡Bueno pues manos a la obra! Sigue diciendo Laura, vosotros desayunar e ir a comprar el portátil. Yo de mientras llamare a mis padres y les diré que preparen las maletas para venirse a Londres.
-John y Jackes acaban de desayunar, se visten y se marchan.
Laura coge el teléfono y marca el número de su madre:
Suena y suena y nada…
-¿Qué raro no están en casa?
-Volveré a probar…
-¿Sí? Dice una voz grave.
-¿Papa?
-¡Hija! Que ilusión. ¿Cómo te encuentras? ¿cómo vas con la búsqueda de Teresa?, ¿y que tal por allí?, ¿cómo esta John?, ¿y Jackes?, ¿habéis encontrado…
-Tranquilo papa, muy pronto lo sabréis todo, estamos bien dentro de lo que se puede llamar bien. ¿Está por ahí mama?
-Si hija ahora mismo te la paso, me ha hecho mucha ilusión recibir tu llamada, un beso muy grande para todos, ahora te paso a tu madre.
-Hija, cariño… ¿cómo estáis?  Dios mío que ilusión me hace hablar contigo.
-¿Bueno mama pues supongo que te hará más ilusión verme no?
-Claro que me haría más ilusión verte pero…
-No se hable más. Dile a papa que empiece a hacer las maletas y lo mismo te digo a ti, coger el vuelo más próximo o cercano posible para que podáis llegar cuanto antes. 
-Pero hija, ahora que lo pienso ¿ha pasado algo que no me quieras contar porque no es normal que tengas tanta prisa para que vayamos para allí?
-Tu mama ven cuanto antes, una vez que papa y tú estéis aquí os explicare lo ocurrido y lo que ha pasado estos últimos días.
-Muy bien hija ahora sí que me dejas preocupada, por tanto ten por seguro que mañana al mediodía intentare estar allí.
-Muy bien mama, gracias por venir con papa. Un beso muy grande, mañana nos vemos.
-Igualmente hija, un beso, mañana nos vemos.
Laura cuelga el teléfono y en ese instante entran John y Jackes por la puerta. Con unas caras muy largas como si habrían perdido todo lo que les quedaba.
-Que os pasa dice Laura con una sonrisa en la cara, acaba de hablar con sus padres y está contenta pero eso no le va a durar mucho.
-No te lo vas a creer pero no quedaba ningún portátil y lo peor no es eso, lo peor es que en esta zona donde vivimos es la única tienda de portátiles que hay, y en Londres todavía no se moverme mucho.- Dice John.
Ahora sí que la hemos liado…
-¡Donde estas! Exclama Jackes…
Laura sale de su habitación y…
¿Qué haces así vestida? se preguntan John y Jackes al ver a Laura vestida con ropa de calle.
Me voy y ya de paso os digo donde para que no os molestéis en preguntar. Me voy a casa de Kate a investigar, haber si encuentro alguna pista. El otro día fui pero no encontré nada. Pero tampoco mire a fondo… Pero hoy tengo un presentimiento de que voy a avanzar en mi búsqueda, no voy a quedarme de brazos cruzados mientras mi hermana esta desparecida. Y cuando acabe de buscar pistas sobre Kate me pondré con nuestra hija Teresa. Esto no puede seguir así. Y Laura se merece más atención que nadie.
Adiós chicos…
Pero…
El sonido de la puerta interrumpe ese pero…, Laura no se lo ha pensado ni un segundo, se ha marchado a casa de Kate.
Una vez abajo Kate coge el primer taxi que pasa por delante de su portal. Mientras esta en el taxi piensa en todo lo que está pasando.
-¡Señora, señora! Ya hemos llegado Laura se había despistado y pensando no había escuchado al taxista. Se baja del taxi y se dirige hacia casa de Kate. Una vez a entrado ya a casa de Kate piensa donde pueden haber pistas y empieza con la búsqueda…









Capítulo 7:
La pista, la llegada a Londres y el portátil:
-Se dirige hacia al comedor y empieza a buscar, por debajo de la mesa, en la mesita, y si, en el sofá hay un pelo de Kate, pero eso no le va a servir de nada, como Laura piensa, debe encontrar una pista que le sirva para dar con el paradero de su hermana.
-Ya fui a la cocina, aquel día que buscaba a Kate, pero no mire a fondo, tengo un presentimiento de que hay debe haber alguna pista.
-Se dirige hacia allí, entra en la cocina y empieza a rebuscar, ya que en la cocina es donde Luis supuestamente se llevo a Kate, se acerca a la cazuela del cocido y efectivamente encuentra un papel con una nota, en esa nota hay escrita una dirección, pero la nota esta medio quemada y solo se puede leer la mitad. Laura inmediatamente sale de allí y se dirige a buscar un taxi que la lleve de regreso a casa, quiere que cuando vengan sus padres se sientan cómodos, y antes de eso quiere darle un retoque al apartamento.
Al fin llega al apartamento y les explica lo ocurrido a su marido y a su hijo:
-He encontrado este papel junto a la cazuela, en el que pone la dirección de un lugar pero no está la otra mitad, no sé que voy a hacer.
-Si tuviéramos un ordenador portátil hay un programa que si pones un trozo de una dirección te dice algunos enlaces que puedan concordar con esa dirección. Pero sin ordenador no podemos hacer nada, con ese programa avanzaríamos mucho en las dos búsquedas específica John.
-Que larga se está siendo esta estancia aquí, dice John
Demasiado larga continua, pero espero que mañana con la llegada de los abuelos avancemos en alguna dirección, porque este papel sería la solución para encontrar a Kate, pero sin la otra mitad me temo que sea así.
-Otro día largo y asqueroso solo que hoy tenemos una esperanza mas para continuar con la búsqueda, no está todo perdido, y tengo un presentimiento de que Kate no tardara en estar de nuevo con nosotros.
-Lo mejor es irse a dormir y mañana con la mente despierta y con la llegada de tus padres pensar en algo rápido para encontrar a Teresa y a Kate.
Muy bien vámonos a dormir y mañana ya veremos que debemos hacer, haber como les sienta a mis padres la desaparición de su hija.
Todos se van a dormir, pero a todos les cuesta conciliar el sueño.
-Jackes se levanta de la cama y se dirige a la cocina a tomarse un vaso de leche haber si es verdad lo que dicen de que un vasito de leche, te ayuda a dormirte antes. Mientras Jackes se toma el vaso de leche este se dice en su mente:
-Como superaremos todo esto… dos perdidas, una mi hermana pequeña de 5 añitos, y la otra la mujer que cuido dos días de mi, mi tía Kate, es increíble…
Jackes acaba de tomarse el vaso de leche y vuelve a la cama, el se acerca al cuarto de sus padres y sus padres ya están dormidos, vuelve a su cuarto y a la media hora por fin se ha quedado dormido. Aunque ha sido al que más le ha costado conciliar el sueño, el se siente culpable de la pérdida de su hermana.
Pasa otro día, y como cada día, de nuevo se levantan todos para seguir con la rutina de siempre, continuar las búsquedas y prepararse para darles la noticia a sus padres de lo ocurrido con Kate y hasta donde han avanzado en la búsqueda de Teresa.
Llega el mediodía y Laura y su familia, a medias, preparan la mesa para comer, pero en ese momento:
-Riiing, riiing, riiing, suena el timbre y rápidamente Jackes se dirige hacia él para abrir.
-¿Si? Pregunta Jackes. (The postman, that brings a very important letter.) (El cartero, que trae una carta muy importante.).
-¡Rápido Jackes, abre que quizás es una carta de Luis diciendo algo sobre Kate!
-Jackes abre y se sienta en el sofá, no le da importancia a quien sea, el esperaba que fueran sus abuelos, además esa voz no era la de ninguno de ellos.
-¡Que tal familiaaaaaaaaaaaaa!
-¡Abuelos! Exclama Jackes, dios mío yo que pensaba que era el cartero… que ilusión me hace, y se puede saber a que era debido esa voz que decía que era el cartero.
-Tranquilo hijo, tantas preguntas a la vez… dice Beltrán, el abuelo de Jackes.
-¡Mama!... Laura se asoma por el marco de la cocina y ve a sus padres.
-¡Papas!, a Laura se le saltan las lagrimas de ver que al fin la familia se está volviendo a unir y que además sus padres le van a dar el apoyo que necesita para continuar buscando a Teresa y a Kate.
Kate… eso ya es otro tema piensa en silencio Laura mientras se abraza con sus padres.
-¡Os he preparado un cocidito que os vais a chupar los dedos. Y de postre unos pasteles típicos de aquí que he comprado en la mejor pastelería of Londres!
-¡Hija mía, no tenias que haberte molestado!
¡Qué tal suegros! Cuantas semanas sin veros entre aquel viaje que hicimos y todo lo que ha ocurrido…
-¡Eso exclaman Beltrán y Manuela! Los abuelos de Jackes. Eso, tenemos que tener una larga charla de todo lo que ha ocurrido, nos tenéis que poner al día.
Beltrán tiene 63 años, es moreno alto y esbelto, conduce un coche, un coche que tiene 33 años pero sigue como nuevo, a Beltrán no le gusta derrochar el dinero y prefiere cuidar lo que tiene. Ahora vamos con Manuela, manuela, tiene 64 años, si ahora diréis que es 1 año más mayor que Beltrán pero eso no tiene que ver nada para que no puedan estar juntos, porque llevan 42 años casados. Manuela es esa mujer de los años 50 y 60. Pero no por eso quiere decir que no sea moderna, sino todo lo contrario, Manuela es de esas mujeres que a las 6 de la tarde deja su casa como este, como si está totalmente desordenada, sucia, llena de polvo o como este, se prepara se echa su perfume  o loción favorita y se lía uno de esos pañuelos al cuello, elegantes llenos de vida y colores y se marcha con su marido a dar una vuelta por la manzana, se sienta en un banco y en verano se toma un helado y en invierno en uno de los bares que hay en la manzana cada día se toma un vaso de chocolate con churros con su marido.
-Bueno, ahora es hora de sentarnos a comer y tener una larga charla, continúan Beltrán y Manuela
Todos se sientan en la cocina alrededor de la mesa y se ponen a comer. Deciden que van a comer tranquilos, que hasta que no acaben de comer no van a tener esa charla, aunque no están tranquilos del todo, tienen un nudo todos en el estomago, Laura, John y Jackes porque no saben cómo se van a tomar Beltrán y Manuela la noticia de Kate. Y Beltrán y Manuela porque no saben que les tienen preparado John, Laura y Jackes.
Acaban de comer y…
Bueno es hora de ir al salón a sentarse al sofá, tenemos que tener una larga charla. Todos se levantan de la mesa y se dirigen hacia allí.
-Mama, papa, sentaros en el sofá. Lo que tenemos que deciros no sé de qué forma os va a afectar, pero muy bien no creo.
John y Jackes se sientan en las butacas que hay frente al sofá. Jackes en una silla y los abuelos en el sofá.
-Mama, nosotros no sabíamos nada de Teresa, como teníamos que ir de viaje de negocios por Inglaterra, a Jackes lo dejamos que cuidara de Teresa, le cogimos aquí un apartamento, no queríamos que estos días cargarías con él y Teresa. Les dijimos antes de irnos que bajo ningún concepto saldrían del apartamento pero como ya sabéis a Jackes no le gusta ver a su hermana triste, y como Teresa no paraba de rogarle que la llevaría a la noria de Londres, y no le quedo mas remedio. Al llevarla a la noria, cuando los dos se subieron a la noria Teresa empezó a llorar y la bajaron, pero Jackes no se dio cuenta porque no estaban en el mismo compartimento. Cuando la vuelta de la noria estaba a punto de terminar Jackes se fijo en que no estaba Teresa en su compartimento y la empezó a llamar, pero sus gritos no se escuchaban, y se fijo en que su hermana estaba abajo y que por detrás venían unos hombres que se la llevaban y Jackes no puedo hacer nada, porque por mucho que chillara no se le escuchaba con el jaleo de la gente. Y luego Jackes es cuando le conto a su padre lo ocurrido, y siguiendo unas pistas encontró un estudio en el cual había una chaqueta de Teresa y una lista de nombres en el cual estaba nuestra hija. Luego Jackes se fijo en la matrícula del coche en el que posiblemente se llevaban a Teresa.
Laura no puede continuar porque se le empiezan a saltar las lagrimas, igual que a sus padres. Pues en este caso John toma el mando:
Lo peor no ha sido eso porque también ha desaparecido una persona que es muy importante en vuestras vidas. A Kate se la han llevado.
En ese momento Manuela se marea y todos se levantan.
-¡Rápido trae el alcohol!
Jackes se levanta de la silla y rápidamente va al botiquín que tienen en el baño a por el alcohol. Laura moja un poquito de alcohol en un algodón y se lo pasa por la nariz a su madre.
Da resultado, Manuela se despeja poco a poco pero llorando.
-¿Como ha sido?, ¿qué le han hecho?, ¿quien ha sido? ¿Y porque se la han llevado?
Tranquila mama, cuando volví a Londres porque me entere de lo ocurrido sobre Teresa y John me explico que quien le había cuidado las noches que paso fuera de casa fue Kate. Yo en ese momento me desmorone y lo que hice fue vestirme y John me llevo a su casa para que yo pudiera charlar con ella y explicarle toda la verdad. Al entrar a su casa vi que no estaba ya me quede muy preocupada.
Les explique toda la verdad a mi marido y a Jackes y ellos se quedaron estupefactos.  
Luego me hice una idea de quién podía haber raptado a Kate y pensé en…
-Luis dice su madre. El me comento algo de que iba a venir a Londres.
-Efectivamente continua Laura, después me llego un mensaje de Luis diciendo que Kate ya sabía toda la verdad y me dejo en ascuas. Decidí volver a casa de Kate por si la vez anterior no había mirado bien y me habría dejado alguna pista sin descubrir. Cuando volví encontré un papel en el que salía una dirección. En esa dirección solamente se podía leer la mitad de este. Por eso mismo, si ahora tuviéramos un portátil, John podría descifrar algunos enlaces de que calle puede ser la que pone en el papel. Porque él conoce un programa hacker con el cual podríamos avanzar en la búsqueda de Teresa y Kate. En la de Teresa porque tenemos la matricula y en la de Kate porque tenemos la mitad de la dirección en la que seguramente tienen a Kate.
Y tu papa ¿qué piensas? dice Laura:
-Pues que yo me he traído un portátil en la maleta, pero que yo de joven tenía un disco para instalar programas hacker pero ahora que lo pienso me lo he dejado en España. No pensé que sería útil para nada.
-Pues yo vuelvo a España- dice Jackes.
-¿Cómo? Exclaman todos al mismo tiempo.
-Lo que oís, a mi me dais dinero y ahora mismo voy a buscar el billete para que mañana a primera hora pueda salir a España coger el CD y volver.
-¿Pero cómo vas a ir tu solo hijo mío?- dicen John y Laura. No vamos a permitir otra perdida tu solo ni hablar. Vuelves a España pero con tu padre como que me llamo Laura. Podéis ir a coger ahora el billete mientras yo les hago una tila a mis padres para que se calmen. Tantas sorpresas juntas no le pueden hacer bien a nadie.
-Muy bien pues ahora mismo vamos a ello…
John y Jackes se marchan y Laura va a preparar la manzanilla para sus padres.
Mientras prepara la manzanilla piensa en que otra vez de nuevo la historia. Jackes y John de vuelta a España, y otra vez a Londres y… total una locura pero si por lo menos nos sirve para encontrar a mi hija y a mi hermana…
-¿Tienes ya la tila lista cariño? Le pregunta la madre a Laura. –Si mama ya voy.









Capítulo 8:
De vuelta a España:
John y Jackes se dirigen hacia el aeropuerto, ha coger el vuelo más temprano. Antes de pedirle a la chica el vuelo cogen un papel con los horarios de la salida de los vuelos. El más jugoso es el que sale a las 7:30 de la mañana. John y Jackes se acercan a la chica y le dicen:
-We want two tickets for the flight to Spain of the 7:30.-
(Queremos dos billetes para el vuelo hacia España de las 7:30)
-Tome. (Two tickets to Spain) (Dos tickets hacia        España) La chica sabía decir palabras sueltas en español.
John y  Jackes se dirigían de nuevo hacia casa. Para descansar. Iba a ser un viaje muy largo, tenían que volver a España y una vez cogido el CD para descargarse los datos tenían que volver a Londres.
Llegan a casa y todo está en silencio. Se dirigen hacia la cocina y encuentran a Laura sentada en una silla.
-¿Qué ha pasado mama? Le pregunta Jackes a su madre-
-He dejado a mama durmiendo en la habitación de invitados. Estaba muy alterada por lo de Kate. Tantos años sin saber nada de su hija y ahora sabiendo esto… le ha afectado mucho. Al tomarse la tila decidió ir a descansar y papa se ha quedado dormido en la butaca. Los dos estaban agotados. Ese disgusto…
-Es que ha sido ha sido todo muy repentino. Porque la abuela sabía que pasaba algo pero no se imaginaba para nada que a su hija se la habían llevado. Y claro al llegar aquí toda feliz  y vamos nosotros y se lo decimos y es normal que se haya puesto tan nerviosa y alterada. Dice Jackes.
-Pues si ahora lo que le hace falta es descansar bastante. Después del disgusto que se ha llevado, no tiene que alterarse. Continúa John…
-Y vosotros, ¿habéis ido ya a por los tickets para salir mañana a España?
-¡SÍ! Hemos cogido el de las 7:30.
-Pues hablando de las 7:30 de la mañana, ya son las 19:30 de la tarde, por tanto iros a duchar, cenar y así os podéis ir a dormir pronto. Sino mañana estaréis agotados y no conviene que estéis cansados. Mañana tenéis que tener la cabeza bien fría para poder preparar todo lo del rollo eso hacker. Eso es lo que hacen John y Jackes, se van a duchar y luego se ponen a cenar…
A la 21 de la noche ya han acabado de cenar y los dos se ponen el pijama y se van a la cama.
-Papa, dice Laura. Laura está despertando a su padre para que se vaya a dormir como dios manda a la cama, ya que su padre se ha quedado dormido toda la tarde dormido de mala manera en la butaca. Su padre se levanta y se dirige hacia la habitación. Su madre ni se inmuta ya que seguramente dormirá hasta el día siguiente, Laura también decide acostarse ya que está agotada y no pinta nada ella sola merodeando por la casa.
Pasa un día y Laura, John y Jackes se levantan. John y Jackes cogen la maleta y se despiden de Laura diciéndole que les despida de parte de ellos a sus padres ya que es muy pronto y todavía no se han levantado.
-Llamarme en cuanto lleguéis- grita Laura desde la puerta de casa. Laura cierra la puerta y se va hacia la cocina a preparar el desayuno para sus padres para cuando se levanten.
-¿Hija? Dice Manuela.
Mama, ¿Cómo te encuentras? Dice Laura.
-Estoy destrozada, me duele un lado de la barriga, me estalla la cabeza, no puedo sostenerme de pie porque las piernas me flojean y todavía estoy cansada. Pero hija eso no es nada no te preocupes, comparado con todo lo que a ti te ha ocurrido estos días, que parece que haya pasado un año…
-A que si… esta estancia en Londres se nos está haciendo eterna para todos. Pero ahora tienes que desayunar y luego te vuelves a acostar, pero esta vez en el salón en la butaca, no conviene que estés todo el día es ese cuarto. Y por la tarde iremos a dar una vuelta, ya que hasta que John y Jackes no vuelvan no podemos hacer nada ni avanzar en ninguna búsqueda.
-Ha y me han dicho que os diga que se marchaban. Como estabais dormidos no he querido molestaros. Se os veía agotados a los dos. Seguro que a esta hora ya ha salido el vuelo hacia España.
-Qué pena me da que tengan que volver ellos dos a España. Pero si sirve para encontrar a Teresa y a Kate, habrá sido un viaje bien hecho.
-Claro mama, ya verás como dentro de nada tu estarás de nuevo reunida con tus dos hijas y esta vez para siempre sin que nada ni nadie nos separe y yo con mi hijita. I todos podremos volver a sonreír de nuevo, una vez unida de nuevo toda nuestra familia, y ser felices.
-Eso espero hija.
Bueno volvemos con John y Jackes.
-Que tal hijo, ¿cómo vas en tu segundo vuelo en avión?
Iría mejor si ya tuviéramos el CD y estaríamos de vuelta a Londres casi habiendo encontrado a Teresa y a Kate, pero voy bien.
-Tranquilo ahora con el CD seguramente que encontramos rápidamente a las dos, con ese programa es muy fácil encontrar a las personas, uno de ellos se llama (search of car registration) (búsqueda de matriculación de vehículos) otro de ellos (incomplete addresses) (direcciones incompletas) como la de Kate y hay muchos más.
-Claro en este caso sería el primer programa el de búsqueda de matriculas para lo de Teresa y en segundo lugar el de direcciones que no están del todo completas para Kate.
-Claro- le contesta su padre. Pondríamos el trozo de dirección que tu madre encontró, y entonces nos diría enlaces que pueden llevarnos a donde este Kate. Por supuesto ya que no está toda la dirección completa igual nos dice calles o direcciones que se parezcan y tengan algún enlace con esa dirección pero hasta encontrar la buena tendremos que investigarlas una por una cada dirección que el programa nos dé.
Lo que quizás sea un poco más fácil es lo de Teresa, ya que como tenemos la matricula entera podremos ver por qué lugares se mueve ese coche y así encontrar a Teresa.
-Que ganas tengo de tener ese CD y estar en Londres para poder hacer todo eso y encontrarlas- dice Jackes.
-Sí, yo también.
-Señoras y señores pasajeros, estamos llegando a Francia, en un tiempo de 10 horas calculamos que estaremos en el aeropuerto del Prado de Llobregat, gracias por su paciencia y cualquier cosa ya saben que pueden llamarme por el timbre que hay a vuestro lado.
La azafata había dicho por el micrófono del avión que en unas 10 horas se encontrarían es España (Barcelona).
-¿Has oído eso papa, en 10 horas estaremos en Barcelona y podremos ir a casa a por el CD, tendremos que coger un tren hacia Salou y allí ponernos en marcha con nuestra misión.
-Exacto, así que si quieres echar una cabezadita, échatela, así las horas se te pasaran más rápido. Yo me quedare mirando el paisaje, no tengo sueño pero tu seguro que estás cansado. 
-Bueno pues sí, me voy a dormir un rato cualquier cosa me avisas.
 Jackes se duerme y al fin cuando despierta están llegando al aeropuerto de Llobregat.
Señores pasajeros en menos de media hora aterrizaremos en el aeropuerto del Llobregat. Váyanse preparando y cuando les avisemos agarraros bien porque será que vamos a aterrizar, gracias por su atención.
-Ya has oído Jackes, ya no te duermas mas, ahora tenemos que estar despiertos para llegar al tren e ir a Salou a por él CD.
Al fin llegan al aeropuerto y cogen  el primer tren hacia Salou.
Llegan a Salou y se bajan del tren, los dos se dirigen hacia la casa que tienen allí, están decididos a coger el CD y volver a Londres, claro que la primera noche la pasarían en Salou para descansar después de un viaje tan largo.
Suben al apartamento y dejan las maletas (con muy pocas cosas, ya que solo se iban a quedar un día) ¿o no?
Los dos se ponen a buscar el CD, primero por el cuarto de John y Laura, luego por el comedor, pero nada…
John decide llamar a su mujer y así de paso habla con su padre para que este le explique donde está el famoso CD.
-¿Diga?
-Hola soy yo, acabamos de llegar al apartamento.
-Hay, ¿Cómo estáis?, ¿Cómo habéis llegado?, ¿Qué tal el viaje?...
-Tranquila, ha salido todo muy bien, durante el viaje Jackes se durmió un rato y cuando se despertó ya casi habíamos llegado al aeropuerto. Después cogimos el tren y ahora estamos aquí en casa, solo que hay un pequeño problema…
-¿Qué pasa? Ya me tienes preocupada, cuéntame que te pasa…
-Hemos buscado por todos lados, pero no aparece el CD que necesitamos para encontrar a Teresa y Kate.
-Madre mía, ¿y ahora que vamos a hacer?
-Pues aparte de que quería comentarte todo sobre el viaje y nuestra llegada, también quiero que me pases a Beltrán, el es el único que sabe donde esta ese CD.
-Muy bien, claro, por supuesto, ahora mismo te lo paso con tal de que lo tengas…
-Toma, papa, aquí tienes es John quiere preguntarte algo…
-¿Sí? Tú dirás, soy todo oídos.
Pues bien, primero de todo preguntarte por el CD, lo he buscado por todos sitios pero no lo he encontrado.
-Bien creo que ha llegado el momento de ser totalmente sinceros en esta familia…
-¿De qué hablas papa? Se escucha decir a Laura desde un eco…
-¿Eso mismo digo yo de que hablas señor? No sé a qué se refiere…
Cuando era joven yo trabajaba con un compañero, en un local, en Madrid, alejado de la ciudad. Allí él y yo aprendíamos cosas, y los dos éramos Hackers, allí, decidimos guardar archivos y documentos muy importantes, los cueles la policía no podía encontrar, sí que es verdad que primero lo tenía en vuestra casa, pero luego pensé que si algún día la policía registraba vuestra casa, poda encontrar archivos ilegales y decidí guardarlo en ese local en el cual yo trabaje cuando era joven…
-Madre mía, me estás diciendo que tengo que volver a Madrid, a por ese CD después de que me he pegado el viaje para llegar hasta aquí…
-Eso, le estás diciendo que se tiene que pegar otro tute mas hasta Madrid… dice Laura…
-No le queda más remedio…
-Bueno, me acabas de terminar de agotar, pero si hay que ir hasta Madrid habrá que ir hasta Madrid… gracias de todos modos.
-De nada, siento lo ocurrido pero no queda más remedio…
John cuelga y…
-Papa, yo no pienso…
-Tranquilo es lo que te iba a decir, mejor que a ese lugar vaya yo solo. Sera mejor que tú te quedes aquí…
-Muy bien, yo me quedo aquí en Salou pero en casa de un amigo. Manuel ha sido mi mejor amigo del instituto, por aquí tengo su teléfono, le diré que si me deja pasar unos días en su casa, no creo que le importe. Yo solo me aburro y ya me quede solo cuando paso lo Teresa…
-Me parece bien. Llámale…
-Eso es exactamente lo que Jackes estaba haciendo… llamando a su amigo…
-¿Que te ha dicho Manuel? Le pregunta John a su hijo cuando este acaba de hablar por teléfono.
-Me ha dicho que encantado, que no tiene ningún problema, y que puedo estar el tiempo que me haga falta en su casa, que no le molesto para nada.
-Perfecto, pues hoy dormiremos aquí y mañana por la mañana yo cogeré un tren hacia Madrid y tú te irás para su casa.
Pasaras unos dos días en casa de Manuel, el tiempo que yo esté en Madrid, llegare allí mañana, y si consigo encontrar ese dichoso lugar, ese día dormiré en un hotel de por allí cerca, y al día siguiente volveré, nos reuniremos en casa de Manuel y allí, cogeremos un vuelo hacia Londres, total, que en unos 3 o 4 días volveremos a estar en Londres y al fin instalar los programas y encontrar a Kate y Teresa.
Pero, claro, si llego a saber que tu abuelo tenía allí un tipo de estudio o algo por el estilo no nos habríamos dado el viaje hasta aquí, pero una vez hecho, ya no podemos hacer nada.
-Pues sí, no podemos hacer nada más que tú ir a Madrid y yo esperarme aquí en casa de Manuel- le contesta Jackes a su padre.
Lo que no entiendo es porque, el abuelo, no te dijo donde estaba el CD anteriormente…
Ni yo, pero bueno, no se puede hacer nada, sus razones tendría…










Capítulo 9:
El CD y el poder llegar a la victoria:
-Bueno Jackes me tengo que ir ya.
Ya había pasado un día desde que Jackes había hablado con Manuel, y desde que Beltrán le había dicho a John que el CD no estaba en su casa sino en un lugar de Madrid, por tanto ya era hora de que John emprendiera camino hacia Madrid, y poder casi saborear la victoria.
-Bueno papa, pues bajamos juntos. Yo me marcho a casa de mi amigo y tú a coger al tren, al fin se va a acabar esta pesadilla.
-Pues sí, cuando consiga ese CD al fin podremos encontrar a tu hermana y a tu tía Kate.
Los dos bajan al portal y Jackes se despide de su padre, John se va alejando y Jackes se dirige a casa de Manuel.
Jackes al fin llega a casa de su amigo cargado con su maleta, y toca el timbre.
Vuelve a tocar el timbre i…
-Hombre Jackes al fin dichosos los ojos que te ven.
Era Manuel, su amigo de toda la vida, un bromista, tenía 15 años, era de piel morena, sus ojos eran verdes y su pelo castaño claro, media 1’77m mas o menos y estaba muy delgado.
-¿Que tal Manuel?, los dos se dan la mano.
-¡Pero pasa hombre! Aunque si quieres puedes quedarte ahí fuera. Se le escapa una risa a Manuel…
-Tú siempre tan bromista…
-Venga pasa, supongo que…
-Sí, no hace falta que continúes, tengo que contarte muchas cosas.
Jackes pasa y los dos se sientan en el sofá del comedor.
-Antes que nada quiero enseñarte donde dormirás.
Manuel se levanta y le dice a Jackes que le acompañe a la habitación donde este pasara unos días.
¿Pero no voy a dormir donde siempre duermo?
-No hoy dormirás en otra habitación, en la que tu dormías antes hay otro compañero de nuestra clase que también me ha pedido que si podía pasar unos días aquí, en mi casa, ya te lo explicare todo más detalladamente después, cuando estemos tranquilos.
Por supuesto Manuel tenía un dúplex. Sino de ninguna manera cabria tanta gente en su casa. En la planta baja tenia lo que todas las casas tienen, la cocina, 3 baños, el salón y un cuarto donde lavaban la ropa, colgaban, etc.…
En la planta de arriba, 4 habitaciones, al fondo la de sus padres, a la derecha habían dos, las de invitados, en una había un amigo suyo y en la otra iba a residir él, y enfrente la de Manuel, también tenían una sala de juegos, porque algunas de las amigas de la madre de Manuel tenían niños y niñas pequeñas las cuales jugaban allí mientras la madre de Manuel tomaba el té con sus amigas.
-Bueno esta es tu habitación, era una habitación muy grande y espaciosa, con una Xbox y 2 o 3 juegos, la madre de Manuel era una persona muy importante, gracias a que su padre cuando murió le dejo una herencia de unos 5 millones de Euros.
-Manuel no era ese tipo niño de querer todo lo que veía pero su madre le compraba de todo sin que él le pediría nada.
Jackes guardo su maleta en uno de los bastantes armarios que había en su habitación y empezó a vaciarla para guardar su ropa en el armario, no quería tener la ropa en la maleta, porque iba a estar 3 o 4 días en casa de Manuel y prefería tenerla a mano en un armario.
-Deja eso ahora Jackes, te voy a explicar el motivo de nuestro otro invitado, ¿o ya no quieres saberlo?
-Si, por supuesto…
Los dos bajan al salón pero Manuel le dice que no es el lugar más adecuado…
-Está bien ¿y entonces? 
-Vámonos al jardín, allí te lo explico.
Manuel también tenía un jardín con una tumbona y unas mesas con unas sillas, prefería contárselo allí ya que se trataba de un tema delicado.
-Bien, Jonathan siempre ha sido un chico muy… raro, que se apartaba de todo aquel que quería ser su amigo o hablar con él, ahora ya sé el motivo.
-¿Cuál es el motivo? Pregunta muy intrigado Jackes.
-Su padre, pegaba a su madre.
-¡Cómo! Exclama Jackes… será…
-Acabas de decir lo mismo que dije yo cuando me entere de que su padre pegaba a su madre. No hay palabra para definir una atrocidad así.
-Pues bien, su madre está en el hospital recuperándose de la última paliza que su padre le dio. I su padre en la cárcel, es una historia trágica. I
-I supongo que por eso Jonathan esta en tu casa.
-Exacto, se quedara aquí unas semanas. Hasta que su madre se recupere y en su casa se normalice la situación.
-¡Bueno vamos a merendar! Exclama Manuel. De tanta charla me ha entrado hambre.
Bueno ahora continuamos con John…
Cando me llamara Beltrán… se decía John a sí mismo.
Beltrán se dirigía hacia Madrid, pero estaba esperando la llamada del abuelo de Jackes para que le dijera la dirección exacta del lugar donde se encontraba el estudio con el CD.
Al fin John llega a Madrid. Se baja del tren y se sienta en uno de los pocos bancos que hay allí.
Al ver que Beltrán no le llama este dice:
-Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. En este caso si Beltrán no me llama, yo le llamo.
John coge el teléfono y llama:
¿SI? Contesta una voz muy grave…
John se extraña, ese era el teléfono de su suegro pero la voz no se parecía en nada.
-Me puedes pasar con Beltrán.
-¿Que te quieres burlar de mi?  Soy yo… solo que tengo un catarro que para que…
-A, así que decía yo que no se parecía nada tu voz a la voz que tiene ahora.
Pues tiene que cuidarse. Que los catarros con su edad no son nada bueno.
-¿Qué insinúas de mi edad?
-No, no se altere, yo no insinuó nada, pero que no es bueno para nadie, ni jóvenes ni mayores, un catarro no es nada bueno para nadie.
-Ahí tienes razón, pero bueno por algún motivo en especial me abras llamado, no creo que solamente me hallas llamado para preocuparte de mi catarro, habrá algo más importante que eso…
-Pues sí, te llamaba por otra cosa, aunque tú ya te lo tendrías que imaginar el motivo…
-Bueno pues en este caso no me lo imagino, así que déjate de rodeos y explícame de que se trata.
-Pues el otro día cuando hable contigo me dijiste que tenía que ir a Madrid, a por el dichoso CD, pero no me dijiste la dirección y te llamaba para que me la dijeras, ahora mismo me acabo de bajar del tren y me he sentado en un banco, porque no se a donde ir, así que si me dices la dirección…
-Bien coge papel y bolígrafo, la dirección es….
-Muy bien pues así ya está todo resuelto, la dirección apuntada y todo listo, gracias.
-De nada, cualquier duda me llamas, aquí lo más importante es tener todo bien ordenado y todo el material necesario para poder encontrar a mi nieta y a mi hija, Teresa y Kate.
-Así lo haré, cualquier cosa que no sepa o no tenga claro te llamo. Además seguro que te vuelvo a llamar en cuanto llegue al estudio.
-Espera no cuelgues, tu mujer quiere hablar contigo.
-Cariño, ¿Cómo estás? ¿Y cómo esta Jackes?
-Pues Jackes está en casa de su amigo Manuel, no iba a volver a hacer que se diera la paliza e acompañarme a Madrid, pudiéndose quedar con su amigo. Y yo, acabo de llegar a Madrid y ahora estoy camino del lugar donde está el CD, el cual nos ayudara a encontrar a Teresa y Kate, y a que esta pesadilla se cabe. Así que no debes preocuparte por nada. En cuanto este otra vez de vuelta a Londres con Jackes te llamo, no te preocupes.
-Muy bien, tú no te preocupes que ya verás como esto se va a acabar rápido.
Gracias, ya te llamare, besos.
John cogió un taxi que le llevo hasta el lugar que su padre le había indicado.
-John utilizo el mismo método que todos utilizamos cuando no podemos entrar a un sitio y tenemos que entrar por h o por b. (Saco una de sus llaves, que casi siempre le funcionaba para abrir puertas, pero esta vez no le funciono, como he dicho casi siempre, pero alguna vez tenía que fallar) y ahora era el momento, pero cerca… había un árbol, ahora sí que le serbia la llave. Cogió y corto un trozo de madera del árbol.
Con ese trozo de árbol forzó la cerradura y consiguió abrir el lugar.
Al ver ese lugar quedo inmerso en el asombro. Todo un estudio lleno de discos, lleno de papeles y de carpetas, archivos muy importantes.
John no sabía que coger, cual elegir, que tocar, como reaccionar.
Ahora era el momento de llamar de nuevo a su suegro, el del catarro eeee.
-John saca su teléfono, y…
Crjjjjjjjjj…
Se le cae al suelo y el teléfono se muere (se rompe).
John quiere ponerse a romper algo…
-No lo hagas le dice su lado derecho, puedes romper el CD. Hazlo, no creo que rompas el preciso CD, con todos los que hay aquí… le decía su lado izquierdo…
Pero John le hizo caso al lado derecho y al girarse vio un teléfono en la pared.
-¡Que moderno es esto! Mi suegro ya lo tenía todo muy bien preparado por si acaso. Claro aquí tenían montado un estudio perfecto. También en la parte de arriba había una televisión y aire acondicionado, y en medio del estudio una mesa muy amplia. Allí era donde su suegro trabajo de joven, y allí dentro se estaba muy cómodo. Lo único que había bastante polvo, ese sitio llevaba muchos años cerrado.
-Bueno dejemos de inspeccionar y manos a la obra. Me pasaría todo el día inspeccionando este sitio, pero he venido a lo que he venido. Lo primero que voy a hacer es llamar a mi suegro.
John uso el teléfono que había allí, en la pared para llamarle.
­­-¡Qué me dices hija mía!
-Suegro soy yo, que se me ha roto el teléfono y he tenido que usar este de aquí.
-Un momento hija…
-A perfecto, ese teléfono esta allí precisamente por eso, para emergencias y para casos como este.
¿Bueno  que necesitas?
-Pues te lo puedes imaginar… estoy aquí y hay un montón de CD y no se cual es el verdadero…
-Pues mira, están en orden alfabético… vete a la PH…
-PH…. PH… PH… lo encontré… Programas Hackers.
-Perfecto ahora dentro de esa carpeta hay muchos discos de la A, a la Z. Pues busca en la H.
H… H… H… aquí esta…
-Bien pues dentro de una funda esta el disco, coge la funda con el disco y por fin, ya puedes volver a Londres.
Muy bien, pues tienes razón, ya lo tengo todo, bueno aun falta algo…
Antes he escuchado a ti diciéndole a Laura que decías…
-Mejor te la paso y que te lo explique ella.
-¿Laura?
-Hola cariño, si soy yo…
-¿Qué tienes que decirme?
-Cariño no te lo vas a creer, a mis 38 años he ido al médico y me han dicho que tengo un, bueno que estoy…
Pip, pip, pip…
El teléfono se había colgado, se ve que había muy poco saldo, ese teléfono solo se utilizaba para emergencias, como en este caso, pero el saldo se había acabado y John se quedo con las ganas de saber que le pasaba a su mujer y su mujer se quedo con las ganas de explicarle a su marido lo que le tenía que contar.
Bueno John lo que hizo fue salir de ese lugar, apago la luz, colgó el teléfono y salió de allí. Esa noche la iba a pasar en un hotel de Madrid. Y al día siguiente saldría hacia Salou para buscar a su hijo, pasar la noche en Salou y al día siguiente llegar a Londres, total que en 3 días estarían en Londres.
John cogió un taxi que le llevo hasta al hotel más cercano de allí.
Cogió su maleta, la subió a su habitación, la 235, y allí se tumbo, pero le costó mucho dormirse de pensar en que podía tener su mujer. Se le pasó de todo por la cabeza pero no dio con el que podría ser.
A Jackes también le costó bastante dormir de pensar en su padre, en si habría encontrado el CD o no. Pero bueno al final los dos acabaron durmiéndose, uno pensando en lo que su mujer tenía que contarle pero se quedo sin saber el que, y el otro de pensar y de los nervios acabo agotado.
Pero al fin había pasado un largo y pesado día.







Capítulo 10:
De vuelta a Londres y nuevas luces llegan:
Al día siguiente:
John se levanta y desayuna, después coge un tren hacia Salou, y al fin va a buscar a John, esa noche la pasaran en Salou y al día siguiente cogerán un avión hacia Londres.
Jackes se levanta y desayuna, ya se imagina que su padre debe estar de vuelta.
Avisa a Manuel para que esté al tanto, y luego no se sobresalte al ver que John viene a buscar a su hijo.
Bueno John ya está llegando, lo está deseando ya que quiere volver a Londres para terminar con todo el tema y saber qué es lo que tiene su mujer.
Está pensando en que por fin, con ese CD podrá encontrar a su Kate y a su hija.
Lo que no sabe escomo reaccionara Kate al verles a ellos, después de que Luis se lo ha contado igual Kate no reaccionaría bien, porque la que quería contárselo era Laura . Pero en este caso Luis se ha adelantado y Kate se ha enterado por sorpresa.
Al fin llega a Salou, se ha concentrado tanto en pensar en todo que el viaje se le ha hecho corto.
Se baja del tren i John se dirige a casa de Manuel a buscar a su hijo.
Jackes está haciendo su maleta, sabe que en cualquier momento su padre ira a buscarle para regresar a Londres. Lo que le extraña a Jackes es que su padre no le haya llamado en todo este tiempo. Pero bueno, el continua haciendo la maleta.
-¿Qué haces haciendo la maleta? le pregunta Manuel a su amigo…
-Pues tengo un presentimiento de que mi padre ya está llegando aquí, lo raro es que en todo este tiempo, bueno 2 días, no me haya llamado.
Estoy un poco preocupado por eso…
-Algo le abra pasado a su teléfono, porque tu padre si te dijo que te iba a llamar te habría llamado, a no ser que se le haya estropeado el teléfono o no tenga cobertura, o batería… son tantas cosas.
-Tiene razón… Pero bueno ya casi he acabado así que…
En ese momento suena el timbre de la casa de Manuel.
-Voy a abrir la puerta dice Manuel.
Manuel baja las escaleras y abre la puerta, es el padre de Jackes…
-¡Jackes! Exclama Manuel, ¡es tu padre! ¡Baja!.
-Jackes baja y le da un abrazo a su padre.
-Me lo tienes que contar todo, le dice Jackes a su padre.
Bueno esperadme aquí que voy a por la maleta.
-Y que Manuel, ¿Qué tal ha estado mi hijo aquí?
-Bien, ha estado muy a gusto pero…
-¿Pero qué?...
-Pues también ha estado bastante preocupado, porque él dice que tu le dijiste que habías quedado en llamarle y como no le has llamado, pues…
-Ya estoy aquí…
-Jackes, no te llame porque se me rompió el teléfono, es que tu amigo me acaba de explicar que estabas preocupado por eso…
-A, ahora lo entiendo.
Manuel, gracias por haberme dejado quedar en tu casa estos dos días. Te estaré muy agradecido.
-Eso mismo te digo yo, dice John, dirigiéndose a Manuel.
-De nada, y ya sabes Jackes siempre que te haga falta quedarte en mi casa por algún motivo, solo tienes que llamarme.
Pero toma, mi número de teléfono nuevo… El otro día me llamaste a mi número de siempre, pero ese número lo voy a quitar, es un teléfono muy pasado de moda, prefiero el iPhone nuevo que me he comprado. Aquí tienes el nuevo número, anótatelo en tu agenda… 693-759-374…
-Muy bien listo. Ya lo tengo y gracias de nuevo.
Adiós Manuel dice John.
Los dos se marchan de casa de Manuel y se miran.
-¡Por fin tenemos el maldito disco, y lo que ha costado! Exclaman John y Jackes mirándose y con una risita que se les ha escapado.
-Bueno, ahora es hora de volver a casa y al día siguiente marcharnos a Londres…
El otro día llame a tu madre y antes de poder acabar de hablar con ella, me quiso decir algo pero se colgó, porque en el estudio había un teléfono de reserva por si acaso, para un caso de emergencia, y en ese momento, cuando tu madre quería decirme algo muy importante se corto la llamada, y por eso quiero llegar cuanto antes, para saber qué le pasa, llevo un día entero dándole a la cabeza y pensando en que puede ser lo que le pasa.
-¡Que extraño! Ahora también yo estoy preocupado, ¿pero que te dijo exactamente?
-Pus me dijo…, John se pone a pensar…
Estas son las palabras exactas, me dijo:
- a mis 38 años he ido al médico y me han dicho que tengo un, bueno que estoy…
Eso fue lo que me dijo…
-¡Que fuerte! A Jackes se le escapan algunas lágrimas.
-¿Pero hijo y a ti que mosca te ha picado ahora? Ves, ya lo decía yo algo malo le…
-¡Papa! No le pasa nada malo, y a mí tampoco, lloro de emoción, porque yo ya sé lo que le pasa, y perdona que te lo diga pero no sé cómo no te puedes haber dado cuenta de lo que tiene, eres un poco corto, si te lo dejo más claro que el agua, solo le falto una palabra por decir, la palabra con la cual te habrías acabado de enterar. Que ya es raro que si no has razonado un poquito no te hayas dado cuenta.
-¡Pues hijo a que esperas! ¡Dime que es lo que le pasa, o lo que tiene tu madre si es tan bueno!...
-¡No! O lo averiguas por ti mismo, o mejor que te lo diga ella, ella te lo querrá contar, y yo no voy a estropearle  la ilusión de que lo haga.
-¿Pero de que ilusión hablas?, por amos a Dios, dios mío, ¿que tiene tu madre que ha hecho que te pongas a llorar de la emoción?
-No te lo voy a decir, eso te lo tendrá que decir ella, es una cosa muy bonita y personal, pero que te lo diga ella, cuando te lo cuente ya entenderás porque no te lo quería decir yo… y en cuanto a lo de por amor a Dios, no es así, es:
Por amor al arte…
-Bueno da igual, vámonos a casa ya y entonces pasara otro día para que al fin lleguemos a Londres y encontremos a tu hermana y a tu tía, y así me entero del misterio de Laura Jackes…
-Pues si vamos…
John y Jackes aun seguían en la parte de fuera de la casa de Manuel discutiendo.
Al fin pasa un día,  y es el día de volver a Londres.
John y Jackes dejan las maletas que se habían llevado para pasar unos días en Salou, en casa, porque en Londres ya tenían ropa y utensilios de sobra. Con todo el tiempo que llevaban allí, se habían comprado de todo.
Cogen el vuelo de las 10:30 de la mañana y los dos están muy orgullosos, nerviosos, ansiosos y John miedoso de pensar en que era lo que su mujer tenía que decirle.
Orgullosos: Por todo lo que habían avanzado y conseguido.
Nerviosos: Po lo que les quedaba por encontrar en su búsqueda.
Ansiosos: Porque sabían que la victoria no andaba muy lejos.
Bueno los dos se quedan dormidos, están agotados, y sobretodo John que se ha tenido que ir hasta Madrid y después volver.
Volvemos con Laura:
-¿John ya debe estar de camino a Londres no?
-Si todo ha salido como tenía que salir sí. Contesta Beltrán.
-Eso espero, yo creo que habrá salido todo muy bien, nos lo merecemos después de todo lo que hemos pasado, algo de suerte tenemos que tener. Continúa Manuela.
-Estoy deseando que llegue John y Jackes para darles la noticia.
Estoy tan feliz…
-¡Si hija, todos estamos muy contentos con la noticia, quien iba a pensar que de nuevo ibas a sentir esa alegría! Dice Beltrán.
-Pues claro que si, Laura es muy joven y esta noticia y alegría le va a venir muy bien para superar todo.
Bueno…  John y Jackes ya estaban llegando a Londres, al fin se despiertan y se dan cuenta de lo cerca que están, en avión llegan rápido.
-Pasajeros prepárense para el aterrizaje. En breves momentos aterrizaremos.
-¿Preparado Jackes? Al fin vamos a conseguir la victoria.
-Si, al fin sabrás lo que tiene mama y podremos encontrar a Teresa y a Kate.
-Eso el misterio Laura Jackes…
Al fin aterrizan. John y Jackes se bajan del avión y se van a buscar un taxi. El primer taxi que encuentran, se montan en él y le dan la dirección de Street of the Monument, al taxista.
Llegan allí y suben al portal, y llaman al timbre, los dos se esconden.
Laura abre y… no ve a nadie. Se acerca a las escaleras y…
-Sorpresa…
Laura se asusta porque no había visto a nadie y de repente al escuchar: Sorpresa da un paso en falso y se cae por las escaleras hasta el rellano del 2º piso.
-¡Mama!
-¡Cariño!
Jackes ve rápido a buscar ayuda.
Jackes rápidamente va a buscar a sus abuelos.
-¡Abuelos!
-¡Hombre Jackes que ilusión hace cuanto!…
-¡Que os calléis!
-¡Pero Jackes…!
-¡Mi madre se ha caído por las escaleras, porque mi padre y yo queríamos darle una sorpresa y se asusto, ha dado un paso en falso y se ha caído!
-¡Pero tu madre está embarazada! ¡Rápido llamar a la ambulancia!
-Jackes mira a sus abuelos con un charco de lágrimas en sus ojos.
-Tranquilo Jackes tu madre no va a perder a los niños…- dice muy asustado su abuelo. Aunque haya dicho que no va a perderlos, piensa todo lo contrario, Laura solamente estaba de dos meses y estaba muy débil por todo lo que había pasado.
La ambulancia estaba de camino…
La abuela de Jackes hacía rato que la había llamado.
-¿Niños? Yo sabía que estaba embarazada, ¿pero niños?  
-Si hijo. Tu madre esta embarazado de gemelos. Lo que aun no saben es si son los dos niños, o niñas, o niño y niña.
Ya se escuchaba el sonido de la ambulancia llegar y dos hombres subían con una camilla a por Laura. John se marcho con ella en la ambulancia y Jackes se quedo con sus abuelos.
Todos están muy alterados, nerviosos, son momentos de mucha tensión.
Jackes no pare de morderse las uñas, y los abuelos de Jackes no saben qué hacer.
John esta con una ansiedad que no puede ni respirar, acompañando en la ambulancia a Laura.
Un medico se acerca a él y le dice:
Su mujer esta embarazada de gemelos. ¿Verdad?...
John se queda blanco y no puede hablar. Se echa a llorar y…

3 comentaris:

  1. garciaas por recomendar mi blog y una cosa, como has hecho eso? donde estan las recomendaciones? no es una entrada!! ¿que es? y como has puesto esa imagen de lol del medio ambiente? porfaaa expplicamelo

    ResponElimina
  2. bien ahora comento sobre la historia!!
    bien unas criticas de mi hermana y mias!:
    para empezar si es una narración quedaria muchisimo mejor en pasado porque las narraciones sulen explicar cosas que se hicieron no que se hacen ahora. Y tambien en el capitulo uno hay una nota que pone:
    "-Gracias por cuidar de mí esta noche, y dejarme quedar en tu casa, estoy muy agradecido y voy a continuar con la búsqueda. Si encuentro a mi hermana te enviare una carta con lo que ha ocurrido y te pondré al tanto. Buenos días y gracias de nuevo." yo en la parte que pone " y dejarme quedar en tu casa" yo pondria (y es que queda mejor): "y dejar que me quede en tu casa"

    ResponElimina
  3. bueno mi ermana ya te a puesto los consejos
    por mi parte te agradezco de verdad k me ayas hecho publicidad y lo de los gemelos me hizo mucha gracia ya sabes pork mi ermana y yo somos gemelas pero lo k te dijo mi ermana de la nota hay k vigilar yo entendi pero igual otras personas no lo entendieron o no lo entenderan te exlicare pork cuando dices "y dejarme quedar en tu casa" te refieres a dejarme a MI porlo k la gente piensa "dejarme a MI ¿que me dejan?" y de la manera " y dejar que me quede en tu casa" te refieres a " derjar que YO" aunk si es en pasado seria " dejar k yo me quedara en tu casa " aunk lo de la narracion en pasado es algo k yo lo prefiero sin mas simplemente esk se pueden detallar mas cosas nada mas

    ResponElimina

Recomendaciones

Otro mensaje importante:

Os recomiendo q entréis en estos blogs:

De mi prima Erin: http://elviajeacanada.blogspot.com

Es un blog muy bonito, con una letra muy divertida.

La historia en si está muy bien redactada, aunque todavía no la haya acabado entera.

De la amiga de mi prima Erin, Nuria: http://historias-de-yuri-momo.blogspot.com

También os lo recomiendo no está nada mal. Tiene imaginación y este otro blog es de la hermana de Nuria, Andrea:

http://itami-historias.blogspot.com ¡entrar en todos! Son todos muy chulos, pero el mío es el mejor.

Información sobre mi libro:

!!!Bueno aquí os dejo 10 capítulos de mi libro, aún no lo he acabado pero no me falta mucho, espero que hasta hoy lo que hay colgado os haya gustado, por favor si os ha gustado haceros seguidores y dejarme un comentario¡¡¡¡
! Gracias ¡

Bueno ahora os explico un poco de lo que va mi libro:

Jackes es el hermano mayor de Teresa, a la cual raptaran y su hermano deberá ser el encargado de encontrarla junto con sus padres cuando regresen de un viaje de negocios.

En esta historia sucederán muchas cosas, y la familia Rivas guarda un secreto que podrá cambiar el rumbo de esta. Espero que mi libro os entretenga y os guste…